6 costumbres a evitar este verano

Categorías

Este verano se antojará, para la mayoría, cuanto menos, extraño. La ansiedad ha ganado presencia durante y tras el confinamiento por el coronavirus. El cumplimiento de todas las normas de protección e higiene para el bien propio y común, también ha añadido estrés.

Aquí tienes 6 costumbres a evitar este verano para prevenir tensiones. Te asesora la doctora María Sánchez, e-Health Medical Manager en Cigna España.

Evita procrastinizar

La procrastinación es posponer las actividades importantes para dedicar el tiempo a tareas más entretenidas, pero menos relevantes. Al final, la casa por barrer… Y ya sabes qué malos son los nervios de última hora.

¿Cómo evitarla? «Visualiza la recompensa de hacer la tarea a tiempo; cuenta a los demás lo que se va a hacer para reforzar la sensación de deber; evalua las consecuencias de la inacción; identifica y visualiza el primer paso para comenzar la acción y date un pequeño premio tras realizarla», comenta la experta de Cigna.

Evita compromisos innecesarios

El verano y el tiempo libre permite cumplir con algunos compromisos que durante el año no pueden sostenerse. Evita en lo posible los encuentros numerosos, no están las circunstancias sanitarias como para ello, y los planes que se hacen por obligación.

Evita el desorden

Tras la pandemia, que ha obligado a la mayoría de familias a trabajar, estudiar y convivir en un mismo espacio, el verano puede ser un buen momento para recolocar áreas.

«Se ha comprobado que vivir en un desorden continuo obstaculiza el equilibrio emocional y psicológico. El desorden, además, desencadena otras situaciones que también generan tensión e inquietud: cansancio, sentimiento de culpa, preocupación por no encontrar algo, retraso de tareas…», comentan en Cigna.

Evita el desorden, porque altera
El desorden altera

¿Cómo evitarlo?  «Impón el orden en todas las variables que afectan a la vida diaria, y no solo a los artículos personales que te rodean. Por ejemplo: escribe una lista con las tareas a emprender a lo largo del día y el orden de realizarlas, ponte alarmas y recordatorios, controla dónde guardas las cosas y cómo lo haces… Todo ello te permitirá tener todo más controlado, te ayudará a administrar el tiempo en base a prioridades y te servirá para no dejarte nada por hacer.»

Evita la anarquía de horarios

En verano es muy común acostarse cada día a una hora diferente, lo que perjudica la capacidad para conciliar el sueño y, por ende, la calidad del mismo. De hecho, tal y como muestra el último estudio de Cigna, ‘COVID-19 Global Impact’, perteneciente a su informe anual ‘360º Well-Being Survey 2020’, el porcentaje de españoles que reconoce no dormir las horas suficientes ha crecido desde el confinamiento, al pasar de un 29% en abril a un 39% actualmente. 

Para solucionarlo, es conveniente dormir al menos 7 horas, tratar de no hacer uso de los dispositivos móviles antes de acostarse y procurar que el espacio de descanso sea el adecuado en cuanto a temperatura, ruidos, luz, mobiliario, ropa de cama…

Evita el exceso de control

Tan dañina puede ser una actitud «viva la virgen» que a última hora desee corregirse como la del control absoluto. «Para combatir este problema hay que comprender que hay cosas que se escapan de nuestro comportamiento (el clima, las acciones de los demás, el contexto sanitario que nos rodea…). También es necesario delegar para que las cosas que sí se pueden controlar salgan bien, pero con ayuda de los demás», comenta la doctora María Sánchez, e-Health Medical Manager en Cigna España.

Evita los pensamientos negativos

El tiempo libre deja espacio para el pensamiento. Eso está muy bien, tras ir con el piñón fijo durante todo el año para llegar a todo. Pero, cuidado, entrena tu mente para identifcar que no se va por territorios de negatividad. Esos caminos no te llevarán a buen puerto.

«Analizar en exceso cada situación, encontrar problemas inexistentes y pensar siempre en negativo provocan, a la larga, un aumento de la tensión interna y una tendencia a creer que las situaciones son mucho más graves de lo que realmente son. Para evitar caer en esto, una solución que se puede poner en práctica es la denominada “técnica de parada de pensamiento”, que consiste, tal y como explican desde el Instituto Europeo de Psicología Aplicada, en detener los pensamientos negativos que generan malestar emocional, y sustituirlos por otros mejores y más adaptativos».

¿Qué te han parecido estos 6 costumbres a evitar este verano? ¿Te ves reflejada?

1 respuesta a «6 costumbres a evitar este verano»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *