¿Sabes tu talla de sostén?

Siete de cada diez mujeres españolas desconocen qué talla tienen de sostén. ¿Sabías que utilizar una talla incorrecta de sujetador puede derivar en dolores de pecho, espalda y cervicales?

Vestir la talla adecuada es imprescindible para asegurar la salud de tu pecho. Nadie llevaría un pantalón de la talla 36 si su talla es la 44; sería insano. ¿Por qué, entonces, no se presta la misma atención al pecho?

Cómo saber tu talla

La talla de un sostén la configuran dos medidas: la del contorno y la de la copa.

Contorno:

rodeando con una cinta métrica la parte del tórax que queda bajo los senos sabrás cuántos centímetros mide tu contorno. Esa medición corresponderá a una parte de tu talla de sostén y se mide en números. Por ejemplo, 95 (ver cuadro de tallas para conocer correspondencia).

Copa:

es la profundidad del pecho. Se mide rodeando con una cinta métrica el tórax por la parte más sobresaliente del pecho, a la altura de los pezones. La medición que se obtiene se resta a la medición del contorno del pecho y se obtiene un número que corresponde a una talla de copa, que se mide en letras: A, B, C, D, E, E, F, G, H, etc. (ver cuadro de tallas para conocer correspondencia).

Así pues, cuando pidas tu talla de sostén debes decir tu contorno, pero también tu copa, por ejemplo, 95-B. Tan importante es una medida como la otra.

Tabla de tallas

¿Te pones bien tu sostén?

No es una pregunta trampa. Es una realidad: muchas mujeres no se colocan correctamente el sostén.

El primer paso para vestir bien por dentro es la correcta selección de la talla y el modelo más ajustado para tu tipo de senos. En un comercio especializado multimarca te aconsejarán debidamente.

El siguiente paso es abrochar correctamente la espaldilla, que debe estar ajustada a tu contorno, de ahí que los sostenes lleven una pieza de cierre con varias hileras de corchetes, para que adaptes la espaldilla a tu contorno.

Muy importante: la espaldilla y tirantes, una vez abrochado el sostén, deben formar un ángulo recto y que esté a la misma altura que el delantero de la prenda. Si queda por encima, la espalda trabajará más para soportar el peso del pecho, con lo cual tenderá a curvarse hacia delante. De ahí provienen muchos dolores cervicales y de espalda. El sostén, además, no cumplirá correctamente su función de sujeción y tu pecho parecerá caído.

Por último está el patrón. No todos los pechos son iguales, así que la elección del sostén también dependerá de tu morfología.

¿Aros, sí o no?

Sí, a no ser que hayas sufrido una operación o practiques un deporte determinado que requiera un sostén sin aros. El aro siempre es aconsejable porque ayuda a soportar mejor el pecho, compartiendo con el resto de piezas del sostén la función de sujeción, y porque favorece el aspecto del escote y del perfil.

Muy importante: que el sostén sea de tu talla. Si lo es, el aro debe serlo también. El aro perjudica cuando no eliges la talla correcta.

Give me five!

  1. Evita, siempre, que el aro te aprete.
  2. Si notas la más mínima presión, debes cambiar de modelo, eligiendo un patrón que utilice un aro más abierto.
  3. El aro debe estar bien protegido en la estructura del sostén para evitar roces con la piel.
  4. No alargues demasiado la vida de tu sostén si ves que la ropa que protege el aro está desgastada.
  5. Los numerosos lavados pueden alterar la forma del aro. Estate atenta al uso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This