Vivimos un mal momento económico y la moda refleja acontecimientos sociales. Los diseñadores apuestan por prendas básicas, colores neutros y especialmente líneas más económicas. Iríamos contra el mundo si no controláramos más las compras; incluso quiénes gozan de una buena posición económica miran más los precios. Exceptuando, claro, el pelotón de mujeres super megapijas y ricas con el que nos están bombardeando algunos programas de televisión, una falta de respeto para las miles de personas que están sin empleo y una falta de ética para el momento que nuestra sociedad está viviendo.

Sujetadores prácticos, de Belcor

Sostén multiposiciones, de Belcor

Se dice que la palabra crisis significa decidir, cambiar, y por supuesto es un momento de decisión, decisión que resulta muy eficaz para realizar cualquier compra, porque si sabemos lo que queremos y más específicamente lo que necesitamos, nuestra economía lo va a agradecer. Aquella compra por impulso, “lo veo, me gusta y me lo compro”, muchos consumidores, de momento, la han tenido que aparcar y pasar a pensar muy bien lo que se compra, que en la mayoría de casos es lo que se necesita, es decir, consumo por necesidad guiado por el presupuesto que cada persona tenga. Todos los sectores se han visto resentidos por este “shopping racional” y especialmente el mundo de la moda, lo que ha motivado que se alargue más la vida de las prendas. Y en lo que se refiere a moda íntima triunfan los básicos, porque combinan con todo tipo de prendas y no pasan nunca de moda.

Básico imprescindible, de Pompea

Básico imprescindible, de Pompea

Mi consejo como asesora de moda íntima en estos tiempos en que nos vemos obligados a recortar nuestro presupuesto en moda es que acudas a tiendas especializadas, donde pueden aconsejarte y proporcionarte exactamente el tipo de prenda que necesitas, llevando el vestido con el que combinar el sujetador y así, si es necesario, te pueden realizar el retoque pertinente para adaptar contorno o tirantes. En materia de moda interior, comprar racionalmente es, también, pensar en qué prendas exteriories tienes para la temporada con el objetivo de que el nuevo sujetador sea apropiado no sólo para un vestido, sino para varios. Busca colores neutros y diversifica modelos si necesitas más de uno: sujetador de diario, otro multiposiciones y uno más para ocasiones especiales. De esta manera conseguirás variedad y un “fondo de cajón” completo, a la vez que respetarás tu presupuesto.

Se trata, simplemente, de planear la compra y dejarse asesorar por tu tienda de confianza, que entiende más de economía familiar que cualquier gran multinacional o franquicia, porque nosotros mismos, esas pequeñas tiendas de barrio, nos sentimos perfectamente reflejados con nuestra clientela, aplicando en nuestro día a día un shopping más racional que nunca.

Quizás quieras ver:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This