¿Puede competir el angelote del amor con un succionador de clítoris como el Satisfyer? ¿Son incompatibles? ¿Son sinérgicos? ¿El concepto del hombre-pene ha muerto? Bienvenida a San Valentín, el Día de los Enamorados 2.0

 

 

 

 

 

 

 

Ya nada es igual. O sí… La tecnología ha puesto en nuestras manos herramientas que han modificado el entorno de la pareja y del encuentro sexual. Los juguetes sexuales, sin embargo, siempre han existido. Hay muestras de ellos que datan de 300 años AdC. Sólo hace falta visitar museos eróticos como el de Praga, el de Amsterdam, o el de Barcelona para darse cuenta de ello. Pero es bien cierto que la mirada andrógina que sobre el sexo siempre ha existido también ha marcado mucho su visibilidad y propagación. Succionadores de clítoris también hace mucho tiempo que existen, pero al de la marca Satisfyer le ha pasado como a los Donuts o a Lycra: el excelente reconocimiento de la marca ha suplantado el genérico (berlina, en el caso de Donuts y fibra elástica en el caso de Lycra). Te recomiendo que sigas leyendo este artículo y llegues a la columna de nuestra colaboradora, Victoria Bafalluy. No tiene desperdicio. Pero también ha habido siempre succionadores para hombres. En Japón, por ejemplo, los reyes de lo aséptico, el masturbador masculino es legendario. Ya sea manual, introduciendo el miembro en una pared tras la cual mujeres -y hombres- practicaban felaciones o masturbaciones, o mecánico, con aparatos también succionadores, la práctica de estimular el pene sin tocarlo su propietario viene de antaño en el país asiático… y en el mundo mundial.

Venta online y alegría

Si la existencia de técnicas onanistas más allá de la mano propia ya existe desde los albores del tiempo, ¿qué ha pasado con el Satisfyer que ha roto estocs? Que se ha andado sin remilgos en su presentación y comunicación, más allá de que la máquina sea resultona, y que actualmente la venta online de productos eróticos evita la vergüenza que tantas mujeres decían pasar si deseaban adquirir un juguete que dinamizara sus prácticas sexuales. Cierto: la venta online de productos eróticos ya hace tiempo que existe, pero en España es desde hace unos cinco años que las métricas ofrecen datos muy significativos de esta tendencia de consumo.

Tendencias en hábitos sexuales

Los sexólogos lo tienen claro: los juguetes eróticos complementan el sexo, ya sea el que tengas contigo misma/o, ya sea el que tengas en pareja. Pero cuando en tu pareja no hay entendimiento, o bien cuando su concepto de sexo no coincide para nada con el tuyo, asalta una pregunta: ¿Necesitas al hombre-pene si un succionador o un patito juguetón, o la lengua que da mil vueltas te resuelve el orgasmo? Y como lo del hastío sexual no es exclusivo de las parejas heterosexuales, la pregunta también podría valer para homosexuales y lesbianas. ¿Ha muerto la pareja? ¿San Valentín o Sin Valentín? Dice la firma Boston Medical Group: “La próxima tendencia serán los digisexuales, un concepto del que se ha hablado en películas futuristas como Her o Sex Machina. Se trata de personas cuya identidad sexual primaria proviene del uso de la tecnología, que forman una intensa conexión con sus robots sexuales, hechos a medida para satisfacer sus deseos y practicar relaciones íntimas que nunca haría con los coetáneos”. Y la cosa sigue: “Así, por ejemplo, ya se está trabajando con los sexbots. ¿Qué son exactamente? Son robots programados con Inteligencia Artificial (IA) y sensores corporales que responden al tacto, que pueden personalizarse para que se parezca a una persona, capaces de realizar hasta 50 posiciones preprogramadas e, incluso, que pueda llegar en el día de mañana a acompañar a los hombres a eventos sociales”. Cabe aclarar que esta empresa trata la salud sexual masculina, de ahí que se haga referencia únicamente a hombres acompañados por los sexbots. En cualquier caso, a la vista está que las nuevas tecnologías están cambiando los hábitos sexuales de las personas, más allá de si son hombres, mujeres o personas trans.

 

Muñecas reales con IA

 

Si el hombre-pene ha muerto, la mujer-vulva también

La puerta que abre la IA es una tendencia a seguir muy de cerca. ¿Sabías que Barcelona fue el primer lugar de Europa en abrir un burdel de muñecas sexuales? El Reino Unido, Francia y Alemania siguieron a la Ciudad Condal por el éxito cosechado. Según explica joyclub.com, red para adultos, que ha realizado una encuesta entre 5.000 personas inscritas en su plataforma, “el 57% de los hombres estaría dispuesto a mantener relaciones íntimas con una “real doll”. Una apariencia muy real, el factor calidad/precio y la facilidad de limpieza y mantenimiento, son, por este orden, los aspectos más valorados en las muñecas de IA. “Algunas muñecas se pueden adquirir entre los 1.500 y los 10.000 euros, dependiendo de los materiales, el realismo o si son capaces de interactuar con el usuario”. Ya nada es igual. O sí…, porque los motivos por los cuales los hombres comprarían una muñeca real son los mismos que han llevado a los machos a buscar hembra más allá de su pareja o estando exentos de ella: soledad, masturbación, experimentación y tríos: “Más de la mitad de los hombres puede imaginar un trío con su pareja y una muñeca real”, dicen las fuentes de la plataforma para adultos. Ojo al dato de la experta, la sexóloga Claudia Elizabeth Huber: “la capacidad de empatizar y comunicarse se hace cada vez más difícil en la sexualidad. Una muñeca está ahí para ‘reaccionar’, no contradice ni tiene deseos propios. El ser humano sí lo hace, por lo que se avecinan importantes problemas interpersonales”. Sin embargo, la asesora sexual Doris Kaiser afirma que pueden ser de gran ayuda “para personas con fobias sociales o para aquellas que no pueden compartir su sexualidad con otros por diversas razones”.

Sábado, sabadete

Sin embargo, al final de todo, hay algo inherente a la condición humana: el cansancio físico. Este año San Valentín cae en viernes. A ver qué pareja con hijos, con trabajo y con la casa por recoger acaba con maestría el envite sin dormirse por el camino o ya en la mesa de la cena romántica. Seamos honestos: El sueño puede con todo. Pero, tranquilos, siempre quedará “sábado, sabadete…” Feliz amor cada día.

Lo serio: a edades demasiado tempranas

Algo que no hay que perder de vista: la edad a la que se llega al sexo o a contenidos sobre sexo. La pornografía, absolutamente presente y campando a sus anchas en Internet, promueve en el 99% de los casos estereotipos machistas, de abuso y de explotación sexual que miles de jóvenes consumen a edades cada vez más tempranas mediante sus smartphones. La educación, con objetivo de concienciar, y el control parental deberían ser suficientes para neutralizar los efectos negativos de todo ese material que campa por la red, pero no lo están siendo porque no ocurre en cada hogar y porque el material es muy suculento para jóvenes cada vez más expuestos a la violencia y al sexo digital y con umbrales críticos y morales muy pobres.

 

Va, para que te rías un poco

¿Sabías que hay quien ha oficializado el Anti-San Valentín? A nosotros nos lo ha dado a conocer la plataforma de lectura digital Nubico. Una nota de prensa sobre libros que te alejan de la cita romántica empieza diciendo: “Un zoo de Texas te deja ponerle a una cucaracha el nombre de tu ex antes de que sea devorada por una serpiente”. Ahí lo dejo… Delirante.

 


 

¿Está sobrevalorado el Satisfyer?

Por Victoria Bafalluy. Consejera de moda íntima y propietaria de la boutique París Chic-Promise, comercio multimarca especializado en prendas interiores (Barcelona)

“Prepárate para cambiar tu vida”, “Te hace alcanzar el clímax en un tiempo récord”, “Llegan los orgasmos explosivos”… rezan opiniones y eslóganes del último succionador de clítoris. Desde luego, hay que quitarse el sombrero por la excelente campaña de marketing, dando unas cifras de ventas realmente impresionantes. Ha sido uno de los principales temas de conversación durante las últimas semanas y las redes sociales están plagadas de memes.

Los succionadores de clítoris ya hace años que existen, pero el verdadero éxito del Satisfayer, ha sido el poder hablar de él sin tapujos. Puede que las féminas ya estemos hasta la coronilla de escuchar comentarios masculinos sobre sus legendarias pajas. Mira por dónde, ahora la paja mental la tienen ellos, flipando en colores con dicho aparatejo. Es una maravilla poder hablar abiertamente de nuestro clítoris, de que hay placer más allá de la penetración y de las diferentes formas de masturbarnos. De todas formas, no a todas las mujeres les gusta, bien porque no le han cogido el truquillo, porque cada clítoris es diferente o sencillamente por cuestión de gustos, (no a todo el mundo le gusta el chocolate o el queso).

Tras realizar una serie de pequeñas entrevistas a usuarias del Satisfyer, lo que me ha quedado claro es que la sensación es indescriptible comparada con una penetración. Tiene 11 velocidades y todas afirman que hay que ir poco a poco, a medida que lo vas usando te va gustando más y tienes que ir cogiendo el tranquillo. Pero también hay casos que no convence en absoluto, “esa sensación de vacío me da grima”, “me duele”, “la boquilla no se adapta a mi clítoris”, son algunas opiniones negativas. Pero, ¿Tanto jaleo para correrse en menos de un minuto? Ahí es donde surgen la mayoría de quejas, “me sabe a poco”, “es tan rápido”, “no he podido pasar de la tercera velocidad”… Aunque, a veces, lo bueno, si breve, dos veces bueno… Para gustos los colores, pero está claro que el juguetito ha revolucionado, como mínimo nuestras conversaciones del día a día.

 

Quizás quieras ver:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This