Los probadores de los comercios de moda pueden convertirse en un espacio tecnológico donde se combina lo online con lo físico. SAP, compañía de programación, ha ideado un espejo inteligente (smart mirror) que instalado en los probadores pretende mejorar la experiencia de compra in situ y aportar un valor añadido frente a la compra online. Vaya por delante que dicho espejo prescinde de cámara, con lo cual la privacidad está garantizada. En dicho espejo se informa a los usuarios del stock de la prenda elegida (más tallas y colores), se puede acceder al catálogo de la tienda y se recogen datos de gustos de compra de dichos usuarios que el comercio utiliza para recomendar ideas de estilos y complementos. Una orden llegará al dependiente a través de un reloj inteligente (smartwatch) y los usuarios serán atendidos sin tener que salir del probador.

 

 

«Esta experiencia permite a la marca tener mucha más información de lo que ocurre en el canal físico», comentan fuentes de SAP. Y añaden: «A través de este espejo se puede saber qué prendas se prueba el cliente, los tejidos y colores por los que se decanta, qué artículos termina comprando, el tiempo de permanencia en la tienda…Gracias al conocimiento adquirido en todas estas interacciones, el cliente puede seguir recibiendo recomendaciones personalizadas. De esta forma el canal físico se une al canal digital».

El espejo inteligente permite pagar desde el probador y recoger la mercancía en mostrador antes de abandonar la tienda o, si se prefiere, recibir las prendas en domicilio en el plazo de 24 – 48 horas.

 

 

 

 

 

 

Quizás quieras ver:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This