No son de otro planeta. Son mujeres normales cuyos únicos “superpoderes” son la pasión por descubrir nuevas sensaciones, una motivación a prueba de bomba y la creencia de que nada es imposible: sus límites los ponen ellas. ¿Cómo es la vida en el lado extremo del deporte?

Por María Dolores Rivas

Emma Roca en la etapa BTT del Campeonato del Mundo de Raids de Aventura 2010, con cuyo equipo ganó. Foto: R. Comino

Emma Roca en la etapa BTT del Campeonato del Mundo de Raids de Aventura 2010, con cuyo equipo ganó. Foto: R. Comino



En la película “Soul surfer”, basada en la vida de la surfista hawaiana Bethany Hamilton, el personaje que la encarna dice:“No necesito que sea fácil, solo que sea posible”. En el año 2003, a los 13 años, Bethany perdió el brazo izquierdo a la altura del hombro debido al ataque de un tiburón tigre. También perdió el 60% de la sangre de su cuerpo y tuvo que pasar por varias operaciones, pero conservó intactas la valentía y la determinación. El accidente marcó el inicio de una nueva vida marcada por la fe religiosa, el afán de superación, el optimismo y la lucha por volver a la cresta de las olas. Diez semanas después del incidente, Bethany volvía a surfear con una tabla adaptada. Aprendió a nadar con un brazo, reinventó su técnica y regresó a la competición. En 2004 explicó su experiencia en una autobiografía que inspiraría el largometraje “Soul surfer”, estrenado en 2011. Actualmente, Bethany es surfista profesional y ha conquistado primeras posiciones en varios campeonatos internacionales.

Bethany Hamilton

Bethany Hamilton

Las mujeres que practican deportes extremos exhiben una gran fortaleza física y mental. Para aventurarse en estas disciplinas no sirve cualquiera. El psicólogo del deporte Rubén Moreno afirma que los rasgos y motivaciones de estas deportistas son: una búsqueda constante de placer, satisfacción y nuevos retos; una ampliación del yo, es decir, se tiene la experiencia subjetiva de la expansión de la personalidad; un control de las emociones que satisface plenamente a quien lo practica, viviendo la ilusión de jugar y controlar la experiencia de la muerte; una liberación psíquica y física exteriorizando o liberando el estrés; y una cierta influencia de modas, pues estos deportes responden muy bien a diferentes tendencias. Según Anna Viñolas, psicóloga del deporte y triatleta, estas personas sienten el miedo de otra forma: “Pueden tener una visión del miedo diferente, no como algo paralizador, sino como la señal para buscar soluciones. Además, aunque suela tratarse de deportes individuales, su componente social es muy grande”.

Ultra atleta
Emma Roca le da un nuevo sentido a la palabra “supermujer”: 39 años, bioquímica, 15 años casada, bombera profesional, deportista de élite (practica deportes de montaña y raids de aventura) y “sobre todo, madre” de 3 hijos. Es la única mujer del GRAE, grupo de rescate de montaña de los bomberos de la Generalitat de Catalunya, está preparando su tesis y además es conferenciante e impulsora del Proyecto Summit, un estudio sobre la salud en ultramaratones. Obviamente, lo primero que hay que preguntarle es: “¿Cómo lo haces?”. En un descanso de su turno en el parque de bomberos, llena de entusiasmo porque acaba de localizar sana y salva a una mujer que se había extraviado, Emma responde que “estoy muy ocupada, pero aun así puedo hacer mucho de todo. El pilar es mi trabajo, que me permite tiempo libre: trabajo 24 horas seguidas y luego tengo 72 horas libres. Mi marido es policía autonómico, trabaja semanas alternas y también compite en bicicleta de montaña. Los dos tenemos un trabajo con una libertad horaria importante y somos bastante fanáticos del deporte, lo cual ayuda. Ese tiempo libre me facilita la conciliación, poder entrenar y dedicarme a la familia. Una gran clave es que tu pareja te entienda y te apoye porque tiene las mismas ambiciones. Tengo un horario organizado, y en cuanto tengo tiempo lo ocupo con todo, con el entreno, los niños, la tesis, escribir un libro, soy secretaria de la Asociación de Padres y Madres de la escuela… Pero no me limito por el hecho de ser madre ni por nada. Me gusta mucho esa frase que dice “Lo hicieron porque nadie les dijo que era imposible”. No hay que ponerse barreras. Querer es poder, es luchar por un objetivo. Si al final no se puede, como mínimo he luchado, no he tirado la toalla antes de tiempo, así te quedas con buen sabor de boca”. La mente es tan importante como el cuerpo para una deportista de élite, y la psique femenina está programada para resistir. “Las mujeres –comenta Anna Viñolas- cuentan con habilidades mentales muy interesantes en muchos de los retos de los deportes de resistencia. La persistencia, la búsqueda de soluciones, el afrontamiento de las dificultades o la adecuada gestión de las situaciones de estrés son algunos de sus aliados a nivel mental. Suelen ser persistentes en el logro del objetivo, aunque no lo consigan en la primera ocasión es probable que lo vuelvan a intentar”.

Imagen de la web de Emma Roca. http://www.emmaroca.com

Imagen de la web de Emma Roca. http://www.emmaroca.com

Emma Roca ha competido en triatlones, duatlones, maratones de montaña, esquí de montaña y sobre todo en raids, su gran pasión, donde quedó Campeona del mundo en 2010. Ganar un raid de aventura significa ser la mejor corriendo día y noche durante varios días seguidos, remando, pedaleando y escalando, sobreponiéndose una y otra vez al cansancio, al sufrimiento y a la pérdida de resistencia física y psíquica. Al cierre de este reportaje, los proyectos más recientes de Emma habían sido el Ironman de Niza y la Maratón de Sables, con excelentes resultados. Pese a su excepcional palmarés, disponible en su página web www.emmaroca.com, el logro del que más orgullosa se siente es… su entusiasmo: “Uno de los momentos culminantes fue decidir si continuaba después de tener hijos y por qué lo hacía, si para acumular resultados o porque me apetecía. Decidí seguir. Tomé conciencia de que tenía que hacerlo porque me lo paso bien, porque disfruto. Y fue entonces cuando empezaron a llegar más éxitos y más inesperados que nunca, como ganar un campeonato del mundo en raids de aventura después de tener a los tres niños, quedar segunda en la Maratón de Sables, quedar novena en un Ironman en Niza y clasificarme para Hawái al primer intento… Te sientes orgullosa, pero lo que más me gusta es que ahora, a punto de cumplir 40 años, me siento con ganas de entrenar, de disfrutar… El éxito más grande que he conseguido es tener mi edad y que esto me siga entusiasmando”.

Emma Roca. Foto: Nacho Cembellin

Emma Roca. Foto: Nacho Cembellin

El trabajo de Emma le proporciona un sueldo estable y la independencia para gestionar su vida deportiva sin presiones, decidiendo en qué competiciones tomar parte o no. Tiene grandes marcas que la esponsorizan y a quienes considera “parte de la familia”. Gracias a ellas logra mejoras en el rendimiento, pero sin obligaciones rígidas, de forma relajada. Por el momento, dice que no podría vivir del deporte. Y es que cuando se alcanza un cierto nivel deportivo, la competición requiere inversiones elevadas (equipamiento, traslados, inscripciones…).

La financiación y la búsqueda de patrocinadores es un desafío cada vez más crítico a medida que la deportista evoluciona y desea estar presente en las grandes citas de su modalidad. Encontrar apoyo económico es difícil en estos tiempos y muchos sueños quedan truncados, como ha ocurrido con el proyecto “Ellas al Dakar”. A estas alturas, Laia Peinado (33 años) y Gemma Solé (37 años) tendrían que estar de vuelta de su primer Rally Raid Dakar. Iban a ser piloto y copiloto, respectivamente, de un buggy (pequeño vehículo todoterreno con tracción a dos ruedas), formando el primer equipo español íntegramente femenino que participaría en el rally más duro del mundo. No pudo ser. Su patrocinador principal dio marcha atrás después de haberse comprometido a costear la prueba y haber presentado oficialmente al equipo. No es una aventura fácil: poner un coche en el Dakar supera los 100.000 euros.

De izqda. a drcha.: Gemma Solé y Laia Piloto, copiloto y piloto del que debería haber sido el equipo "Ellas al Dakar"

Algo precioso
Ganar, perder, éxito, fracaso, récord… Ninguna de estas palabras aparece en la conversación con Emma. Esto no quiere decir que las deportistas de élite como ella no sean competitivas, exigentes y amantes de la victoria, pero saben ampliar el foco y apreciar otras dimensiones del deporte. Cuando le pregunto qué le aporta su actividad, Emma describe una sencilla imagen: “Para los que hacemos deporte a diario, al margen de las endorfinas que liberas y que crean “adicción”, entrenar es un ingrediente básico, cuando no lo haces te sientes mal. Si además el entorno que te rodea es la montaña, es brutal, toda la energía, la sinergia que se establece, todo lo que le das a la montaña y que ella te devuelve… Es tan grande que te llena. A veces salgo a correr por la tarde, se va poniendo el sol, miro el paisaje y me digo: no tiene precio estar aquí corriendo, en La Cerdanya, disfrutando de las vistas y sintiéndote un punto más en la naturaleza, sólo tu cuerpo con el entorno. Es algo precioso”.

Proezas con nombre de mujer
→ Tanya Streeter, británica. Superó el récord de apnea sumergiéndose a 122 metros. El récord masculino estaba en 120 metros, alcanzados por el belga Patrick Musimu.
→ Ellen McArthur, británica. Ganadora de la vuelta al mundo navegando en solitario en 2000 – 2001.
→ Jutta Kleinschmidt, alemana. Primera mujer ganadora de la modalidad de coches en el Rally París – Dakar (2001).
→ Paula Radcliffe, británica. 2 h 15’ 25” en la maratón de Londres de 2003, a menos de 10 minutos del récord masculino, Khalid Khanuchi (2h 05’ 38’’).
→ Laia Sanz, española. Ha ganado más de seis mundiales y cuatro europeos sobre su moto de trial. Al cierre de esta edición acababa de remontar 100 posiciones en el Rally Raid Dakar 2013, en la etapa más complicada de la edición. www.laiasanz.com

Puedes leer este reportaje y otros en la edición digitalizada de INTROVERSION. Clica en la portada de la homepage y accederás a la revista online

Reportaje realizado con el asesoramiento de:
Emma Roca, bioquímica, bombera profesional del grupo de rescate de la Generalitat de Catalunya (GRAE) y deportista de élite. www.emmaroca.com;
Laia Peinado y Gemma Solé, piloto y copiloto de vehículos todoterreno;
Anna Viñolas Ramisa, Unidad Psicología y Coaching Deportivo. www.psicoachingdeportivo.com;
Rubén Moreno Castellanos, profesor de Psicopedagogía y de Psicología del deporte de la Universidad Europea de Madrid (UEM). www.elpsicologodeldeporte.com

Quizás quieras ver:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This