¿Hablas Lomana? Preguntar si hablas Lomana, me refiero a Carmen Lomana, es como preguntar si hablas pijo, especialmente en lo que a moda se refiere. Y es que esta mujer, que está apareciendo en todos los medios apoyando eventos y dando consejos sobre moda, glamur y estilo, no habla el idioma de la mayoría. Para enseñar hay que saber explicarse y, sobre todo, hablar el mismo idioma. Sin duda, la Lomana habla otra lengua y cuando quiere aconsejar sobre moda, a parte de que se le olvida el pqueño detalle de que muchos de sus oyentes son poco más que mileuristas y no pueden acceder a marcas elitistas, es como si se hubiese desayunado un “brunch” (desayuno-comida) de revistas Vogue, Elle, Marie Claire, Woman y Cosmopolitan y soltase, a modo de eruptitos, sus consejos sobre cómo vestirse para tener glamur y estilo.

Expertos en moda te hablan de invertir en básicos. Hasta aquí, perfecto. Luego continúan: “Opta por una T-shirt blanca o negra”… ¿T-shirt??? ¡Sí, hombre! ¡La camiseta de algodón de toda la vida!.. “Hazte con un blazer” (americana más informal), “no te olvides de comprarte una falda en tartán“… ¿Tartán? Tela de cuadro escocés; “algo con paillettes” (lentejuelas, vamos), “y, indispensable, un LBD” ???¿¿¿¿¿ Son las siglas de Little Black Dress, que los franceses llaman Petite Robe Noir, el vestidito negro, corto y elegante de toda la vida; “la colección obligada de pashminas” (echarpes de lana-seda); “Un bolso owersize” (bolsos enormes); “y un bolso clucht” (mini bolso de mano que sólo te adjudican si tienes un máster en “tetris”).

Vestido negro de Calvin Klein

Vestido negro de Calvin Klein


Carmen Lomana

Carmen Lomana


Vestido negro de Alicia Rueda

Vestido negro de Alicia Rueda


Luego, del legging al jegging (un legging de tela tejana) y el toque final: “Si no tienes YA un Borsalino estás “out” total, porque ese estilo de sombrero, rescatado por la marca italiana Borsalino, de fieltro con cinta de corte gangster es lo último de lo último.
Sombrero Levis tipo Borsalino

Sombrero Levis tipo Borsalino


Luego nos enfadamos cuando vamos al médico y nos da una explicción demasiado técnica y cinentífica, saliendo de la consulta sin haber entendido ni una palabra. Bien, pues al escuchar a expertos en moda o leer muchos artículos del tema tampoco entendemos muchas palabras, y es que la terminología de la moda crece temporada tras temporada.
Bolso clucht, de Betty Barclay

Bolso clucht, de Betty Barclay


Yo entiendo, por ejemplo, que con la multitud de sombreros que existen haya que ponerles nombre para diferenciarlos, pero hay un término medio en el asunto, porque rebautizar prendas que ya conocemos con nombres o anglicismos que suenan más chic, como la “t-shirt”, el LBD o el clucht me parece rizar el rizo y liar al personal. Acompañar el término con una breve explicación es de profesionales. ¡Bien que aprendimos hace un par de años el término “legging” y yo, como vendedora de moda íntima estuve años explicando qué era un “push-up” y sigo anticipando a este nombre la descripción del sujetador de doble relleno que realza más el pecho.
Sujetador push-up, realzante, de Pompea

Sujetador push-up, realzante, de Pompea

Quizás quieras ver:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This