La astenia primaveral es un trastorno adaptativo a los cambios que genera la llegada de la primavera:

  • La temperatura sube, así como la presión atmosférica.
  • Aumentan las horas de luz diurna.
  • Se produce el cambio horario (se adelantan los relojes una hora).
  • Las rutinas diarias (horarios de sueño, de comidas, de hábitos sociales) sufren alteraciones como consecuencia de los anteriores cambios.

 

 

Todo ello provoca una alteración en la secreción de determinadas hormonas: endorfinas, cortisol, melatonina que a su vez alteran los ritmos biológicos, que deben adaptarse a las nuevas condiciones ambientales, las cuales requieren mayor consumo de energía. “Es como si el organismo despertara de un letargo invernal, marcado por las bajas temperaturas y las pocas horas de luz diurna”, comentan desde la empresa Sanitas. Según las mismas fuentes, más de la mitad de la población presenta alguno de los síntomas que se asocian con la astenia:

  • Cansancio y somnolencia durante el día.
  • Falta de energía.
  • Alteraciones del sueño, especialmente dificultad para conciliarlo.
  • Irritabilidad.
  • Ansiedad.
  • Pérdida del apetito.
  • Cefaleas.
  • Disminución de la libido.
  • Problemas de concentración.
  • Falta de motivación.

Pero también añaden: “En cualquier caso, la astenia primaveral desaparece por sí sola en una o dos semanas, dependiendo de cada persona, pues hay patologías que, como la alergia al polen, pueden exacerbar los síntomas de este trastorno de adaptación a las nuevas condiciones ambientales”.

 

El escudo de la alimentación

Laura Parada, nutricionista de Slow Life House, recomienda esta lista de alimentos para esquivar la astenia primaveral:

MARISCO
Los niveles bajos de vitamina B12 pueden ser un factor de riesgo para la depresión y su deficiencia produce fatiga, falta de aliento y pérdida de concentración. Hazte con las dosis diarias necesarias de esta vitamina comiendo marisco.

POLEN
Tiene un alto contenido en vitaminas y minerales. Refuerza nuestro sistema inmune para que nos sintamos con más fuerza y energía.

KIWI
Aporta grandes cantidades de vitamina C (cinco veces más que una naranja) que estimula el sistema inmune. También equilibra los electrolitos del cuerpo.

 

Kiwi y plátano. Foto cedida por Slow Life House

 

CARNE DE AVE
Rica en vitamina B12, evita la fatiga y nos aporta uno dosis extra de energía.

KEFIR
Los alimentos probióticos aportan bacterias beneficiosas que regulan la flora intestinal. Está comprobado que una flora intestinal desequilibrada contribuye a la depresión.

PLÁTANO
Contiene triptófano, un aminoácido clave para la creación de serotonina (la hormona de la felicidad).

NUECES
También contienen triptófano. Consumirlas de forma regular ayuda al cerebro a producir más serotonina.

 

 

PESCADO AZUL
Se ha comprobado que la gente que sigue dietas altas en ácidos grasos esenciales como el Omega3, tiene niveles más bajos de depresión. Come salmón, atún, trucha, arenques, sardinas…

ESPINACAS
Ricas en ácido fólico, un nutriente esencial para dotar al organismo de energía y vitalidad.

Espinacas

 

CAFÉ
En dosis bajas o moderadas, la cafeína tiene efectos psicoestimulantes e incrementa el nivel de actividad. Además, intensifica las sensaciones de bienestar y energía.

AVENA
Por su riqueza en fibra y en proteínas vegetales, que son absorbidos lentamente por el organismo, estabiliza los niveles de glucosa en sangre y nos aporta energía de manera constante evitando los bajones de energía.

MACA
Con sus elevadas dosis de aminoácios y minerales (cobre, magnesio, hierro, fósforo) esta raíz lucha contra la fatiga y la astenia, aumenta los niveles de serotonina en el cuerpo y alivia la depresión leve.

 

Maca

 

 

Otras ayudas complementarias: hidratarse bien, practicar ejercicio moderado y mantener rutinas de sueño, puesto que la astenia afecta a la secreción de melatonina, la hormona que induce al sueño, pudiendo éste no ser tan reparador. Evita cenar copiosamiente y entre la cena y el dormir deja un tiempo prudencial de al menos una hora.

Respeta las rutinas de sueño, a pesar de que el día se alargue

 

 

 

Quizás quieras ver:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This