Carme Chaparro, periodista y actual conductora del noticiario de las 14 h en Cuatro, se ha estrenado como escritora. Su primera novela, “No soy un monstruo” (Espasa, 2017), ha ganado recientemente el premio  Primavera de Novela 2017 habla sobre cómo las sombras de una persona pueden llevarla a realizar actos impíos y de cómo ésta construye su propia argumentación para justificarse. Todos podemos ser monstruos, sólo que hay quien lo tiene más a flor de piel…

 

Carme Chaparro / fotografía de Jotxo Cáceres

 

En un momento tu vida puede convertirse en una pesadilla. Te despistas un segundo contestando un WhatsApp y tu hijo ya no está a tu lado. Lo has perdido y entras en situación de pánico… “No soy un monstruo” es la primera novela de la periodista Carme Chaparro a través de la cual teje una historia escalofriante narrada desde distintos puntos de vista: los policías, los testigos… Conforme va avanzando la trama, que se centra en una semana de investigación sobre la desaparición de un niño, el lector va encontrando piezas que, sin embargo, no encajan por completo hasta el último momento, donde encuentra un giro sorprendente. Se trata de una excelente ópera prima que muestra a una autora de novela negra con dominio de la narración. De hecho, ha obtenido el Premio Primavera de Novela, 2017. El jurado, presidido por Carme Riera, destacó durante la rueda de prensa del fallo que “se trata de una novela valiente que provocará en el lector un magnetismo trepidante”.  La propia directora general de Espasa, Ana Rosa Semprún, comentó que “apostaba que quien empiece la novela no la podrá soltar”.

 

 

El libro se titula “No soy un monstruo”, pero sí es un monstruo… Con cuántos monstruos nos cruzamos a diario sin saberlo…

Todo el mundo tiene en su interior un monstruo, sólo hace falta algo que lo haga salir… En cada persona ese algo es diferente. Depende de lo que suceda, surge o no.

 

¿Cuándo y cómo la idea del libro?

Surge del final de la historia. Se me ocurrió el final del libro y a partir de ahí me dije “a ver qué sale de aquí”, y acabó siendo una novela…

 

La novela presenta una amplia galería de personajes y me ha llamado la atención que todos hablan en tercera persona excepto el personaje de Inés, que lo hace en primera. ¿Por qué?

Yo necesitaba un narrador en primera persona y ésta era la primera vez que me metía en las lides de la ficción. Yo soy periodista. Elegí a Inés, que también es periodista, porque era con quien me podía sentir más identificada y así hacerla más creíble.

 

Dice en el libro: “Somos adictos al dolor de los demás” para sentirnos bien ni que sea por un momento y “quizás las desgracias ajenas nos hacen pensar que nuestra vida de mierda no es tan mala”. Eso explicaría el gusto sombrío de la audiencia por los programas “reality” y del corazón… ¿Necesitamos ver esas desgracias…? ¿Eso nos convierte en monstruos en potencia?

Yo creo que más que necesitar ver esas desgracias, cuando tú te das cuenta de que alguien sufre, sobre todo si es cercano, esa situación te hace valorar las pequeñas cosas que das por sentadas, esos pequeños momentos que te pasan desapercibidos y que en cambio son muy importantes. Y llegas a tu casa y corres a abrazar a tus hijos y a pensar: “menos mal que eso no me ha pasado a mí…”

 

Sí, pero ése es el lado bueno de ver el dolor de los demás, pero también hay un lado sombrío, el del regodeo en las desgracias ajenas…

Cuando te regodeas en el dolor de los otros, en sus dificultades, estás siendo mala persona. Tampoco no lo he querido contar de esa manera. Puedes pensar que estás mejor sin alguien, que tu vida será mejor si esa persona deja de estar en ella, pero de ahí a regodearte de sus dificultades, hay una gran diferencia. Sin embargo es cierto que pasa, por eso digo que hay personas que tienen el monstruo más a flor de piel que otras. Es comparable con el umbral del dolor físico. Hay gente a la que el dolor le sale antes que a otras.

 

“El dolor de los demás nos ayuda a curarnos”. Ahí está la clave, para mí de la novela. Ahí está la clave que destapa al monstruo y que a la vez lo redime…

Hasta que no llegas a la última línea no encaja todo. Por el camino te vas encontrando con monstruos y al final entiendes algunas maneras de obrar. Pero eso ya lo dejo en manos del lector.

 

La novela también le ha servido para dar un toque sobre las redes sociales, que pueden ser buenas, pero también terribles. ¿Lograremos de manera mayoritaria controlarlas para el beneficio social, más que para fastidiarla? ¿Habrá un momento en el que podremos establecer protocolos de actuación?

Creo que deberíamos abrir ese melón y deberíamos debatir hasta dónde llega la influencia de las redes sociales en los medios de comunicación, que está ahí y a la que estamos empezando a poner un poco de coto, pero tenemos que ponernos en serio.

 

En su novela un personaje dice: “Con la edad crecen sólo las orejas, las dioptrías y las malas hierbas mentales”. ¿Qué hace Carme Chaparro para mantener el terreno libre de esas malas hierbas?

Desarrollar la empatía, y eso es algo que le estoy intentando enseñar a mis hijos: el pensar y sentir que los demás también sufren y que pequeñas cosas que tú hagas pueden hacer sufrir a otros. El ser empático, el ponerte en el lugar de los demás, es la única manera de mantener el cerebro libre de las malas hierbas.

 

Su profesión, como muestra el personaje de Inés, periodista de informativos de televisión, como usted, es muy, muy estresante. ¿Cuántas mañanas se levanta y a los pies de la cama piensa: “¿Quiero dejarlo”, “quiero alejarme de esto”?

¡Ah no! ¡Yo me levanto muy contenta! El despertador suena a las seis y sí que es cierto que en ocasiones me gustaría dormir un poco más, pero soy muy afortunada de trabajar en algo que adoro, con un equipo maravilloso y en un sitio donde me tratan muy bien. Hay tantos compañeros periodistas que no pueden trabajar de su profesión y se han quedado por el camino… Me gusta mi trabajo y no me puedo quejar… Estoy en una época maravillosa de mi vida.

 

Primera novela y Premio Primavera de Novela 2017… Eso es entrar por la puerta grande… Cada día escribe, pero ¿se le resistía la ficción?

¡Eso es entrar por la catedral de Burgos! Me habían propuesto escribir desde varias editoriales, pero tengo un gran respeto por la literatura. Yo siempre he escrito sobre la realidad pero con la ficción no me atrevía, era como algo inalcanzable. Sin embargo, en esta ocasión, como no tenía ninguna presión, porque mantuve en secreto que estaba escribiendo, apenas lo sabían quienes me estaban ayudando a documentarme, ha ido surgiendo de manera muy natural. Para mí este libro ha sido un proceso de autodescubrimiento fantástico.

 

¿Qué le gustaría que se llevaran los lectores de su libro?

Yo creo que es una novela que tiene tanta tripa que creo que todo lector podrá verse reflejado en algún momento y que le llevará a descubrir cosas sobre si mismo.

 

Currante por naturaleza

Quien crea que Carme Chaparro (Salamanca, 5 de febrero de 1973) es sólo una cara bonita, yerra. Esta periodista, licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona en la promoción de 1996, lleva una trayectoria espectacular que avala su tesón y su perfil de currante. Su experiencia profesional comienza en radios y televisiones locales. Entre otros trabajos, ha sido redactora en los informativos de la Cadena Ser de Tarragona, así como directora y presentadora de “39 punts de vida”, en BTV, y directora y conductora de “De nou a nou” en Ràdio L’Hospitalet, además de realizar reportajes para La Vanguarida. Su labor como redactora de programas de gran prestigio como “Ciutadans” (Premio Ondas 1997), “Generació X” y “Les coses com són”, en TV3, le abrió nuevos caminos hasta que en 1997 fue contratada para los servicios informativos de Telecinco. Desde 1998 hasta fin de año de 2016 ha presentado los informativos de esta cadena. Actualmente conduce el de las 14 h en Cuatro (“Noticias Cuatro”), del mismo grupo. También colabora en la revista ‘Yo Dona’ y es tertuliana de Punto Radio, así como colaboradora en la revista ‘Mujer Hoy’ y conferenciante. Con esta primera novela, Carme Chaparro ha notado en su faceta de escritora los prejuicios del ámbito cultural por provenir ella del universo de la televisión, aunque sea de los informativos, “pero afortunadamente la novela se defiende sola”, ha dicho. Personalmente creo que la mayor fortaleza del libro está, más que en los diálogos, que ayudan a dar el ritmo trepidante de la novela, en el universo interior de los personajes y en cómo están construidos, en cómo viven lo que viven y en cómo la autora lo expresa. Sin duda, el giro final es contundente, porque Chaparro mantiene en vilo hasta el último momento al lector y el desenlace es cuando menos revelador de los planos ocultos de la naturaleza humana, de su perversión, de sus miserias…

PVP del libro: 19,90 €.

www.planetadelibros.com

Puedes seguir a Carme Chaparro a través de Twitter

(@CarmeChaparro)

Quizás quieras ver:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This